Prueba Jaguar F-PACE
03/01/2017 Pruebas de Manejo

Prueba Jaguar F-PACE

Tan rápida como un Spitfire, para llegar puntual al té de las 17:00 horas

Antecedentes

Hace algunos años algunos creíamos que las joyas de la corona británica llamadas Jaguar y Land Rover serian desmanteladas y vendidas como chatarra por el conglomerado automotriz más grande de la India, Tata Motors LTD. Con el pasar de los años Jaguar nos sorprende con una gama nueva de productos, muy por encima en calidad y propuesta de lo que había ofrecido Ford Motor Company, dueño de estas empresas hasta el 2008.

La SUV F Pace fue creada por Ian Callum y presentada al mundo en el Salón de Detroit en enero de este año, estamos ante la primera un SUV de la casa de Coventry, fabricada en la Gran Bretaña en la planta de Solihull, Westmidlands.

La F Pace es un vehículo que no tiene nada en común con un Jaguar (como lo teníamos conceptualizado) y antes de empezar con el análisis del producto, acompañame a conocer un poco de la historia de la marca que nace en 1922 bajo el nombre de Swallow Side Car Company, y que con el paso del tiempo se labró un nombre en la historia del mundo motor, cosechando logros importantes; tales como el primer récord de velocidad de un auto “de serie” con el XK120, (que consiguió la velocidad punta de 193 Km/h, después lograron los 225 y 257 kilómetros por hora) en 1953 ganan las 24 horas de Le Mans con el primer auto equipado con frenos a disco, justa que ganaron en varias ocasiones más. En la F1 probaron suerte, pero la crisis económica por la que pasó a empresa obligó a venderle el equipo a Red Bull.

En el terreno industrial Jaguar tuvo una suerte un tanto cuanto azarosa, ya que pasó por varias manos durante su historia, siendo los capitulos más oscuros para la marca los tiempos con British Leyland (década del setenta), y la época de Ford (finales del Siglo XX hasta el 2008).

 

Características Técnicas y Mecánicas

Comparte plataforma la plataforma iQ-AI de Jaguar-Land Rover y es la misma que utiliza el XE, la nueva generación del XF, y el próximo XJ, también dará estructura a la nueva Land Rover de tamaño mediano.

Bajo el capó de esta versión descansa un V6 de 3.0 litros  que entrega 380 CV a las 6.500 rpm, la fuerza de torque es de 450 Nm a 4.000 vueltas, mientras que la caja de cambios es de origen alemán, una ZF de ocho cambios que envía la tracción a ambos ejes, es decir AWD, según las condiciones de manejo y terreno.

La suspensión es uno de los grandes aciertos de la F Pace, ya que en el eje delantero encontramos un esquema de doble horquilla, y en el eje trasero un Multilink, que además de dar un óptimo agarre, es suave y confortable.

Las dimensiones de la F Pace la ubican dentro del segmento de las SUV mas "pequeñas", con una longitud de 4.731mm, 2.070 mm de ancho y 1.652mm de alto. La distancia entre ejes es de 2.874mm y por último, tiene un peso total de 1.861 kg en orden de marcha.

 

Confort

Lo primero que resalta es el lujo y la clase al más puro estilo inglés, los asientos son de cuero Windsor, con el tradicional diseño Houndstooth (pata de gallo) bruñido en la parte central, patrón que se repite en unos insertos en las puertas. Los materiales del interior combinan maderas, plásticos y metales que se amalgaman muy bien con los elementos de información, que en este caso son netamente virtuales. Es decir, el F Pace no tiene un solo indicador análogo, ya todo corre a cargo de proyecciones digitales en las dos pantallas disponibles, la primera es de 12.3 pulgadas y se localiza detrás del volante, y en ella aparecen los instrumentos virtuales, similares a los tradicionales, como el velocímetro y el tacómetro en diales analógicos y que mediante una rápida configuración nos permite la superposición de la cartografía del navegador, combinánsoe con la proyección en el parabrisas del sistema “Head Up Display”.

Los asientos son de piel Windsor, con el tradicional diseño Houndstooth

Al centro del tablero encontramos otra pantalla, de accionamiento táctil y de 10", en ella tenemos una completa selección de comandos del sistema de audio, que nos ofrece un disco duro de 10 GB para almacenamiento de bibliotecas de música, las funciones de Bluetooth Audio para gestionar los comandos de un teléfono inteligente o la reproducción de música almacenada en el dispositivo. Un detalle que desluce de la conectividad de la F Pace, es que aún no cuenta con compatibilidad con los sistemas Android auto o Apple Car Play.

El equipo de audio es verdaderamente destacable en esta versión “Initial” ya que se trata de un sistema Meridian Digital Sound System con 17 parlantes cuya calidad es simplemente espectacular.

 

Manejo

¡Como siempre esta es la mejor parte! El tener un motor sobrealimentado siempre promete, si bien la industria automotriz completa voltea a ver a los turbos como una solución de desempeño eficiente con motores cada vez más pequeños, los ingenieros de Jaguar decidieron no seguir la tendencia y equiparon a la F Pace con un compresor mecánico, que entrega el poder desde un bajo régimen de revoluciones. Cabe mencionar que también hay motores Turbo y Turbo Diesel disponibles en la gama.

Aceleración: 0 a 100 km/h en 5.5 segundos

La entrega de poder es muy lineal, y todos y cada uno de esos 450 Nm que genera se sienten en la aceleración, que puede ser tan súbita y agresiva como el conductor lo desee.  El manejo pude ser rápido y muy preciso, al grado que podemos hacer el 0 a 100 km/h en 5.5 segundos en condiciones ideales.

El manejo es bastante neutral, y pocas veces nos damos cuenta que estamos llevando una mole de casi dos toneladas, se puede apurar y lo hace rápidamente hasta que el gobernador electrónico de velocidad terminal nos indica que la fiesta se acaba a los 250 Km/h.

 

Conclusión

Definitivamente es un vehículo para los fanáticos de la marca, esta versión inicial vale 99 mil dólares que no es poco dinero, está muy bien hecha, el diseño es agresivo y tiene una carga emocional muy fuerte que entenderán los tradicionales amantes del “Made in UK”, pero con una competencia frontal brutal, bastante más barata y con un desempeño superior, cuyo nombre es Macan, de Porsche.

Parecería a un combate cara a cara entre un Spitfire 1ª de la Royal Air Force y un Messerschmitt BF 109 E, de la Luftwaffe, de los mejores aviones caza de la Segunda Guerra Mundial, cuyas capacidades eran tan similares que la destreza y arrojo de los pilotos era lo que brillaba.

Un gran vehículo, sin duda, pero en este mercado dominado por los alemanes, y con un tipo de cambio tan volátil como el que tenemos ahora, hace que su misión sea complicada, y sus resultados de ventas sean discretos.

 

¿Qué opinás? Contanos