Prueba Volkswagen Golf GTI Clubsport, más que un GTI
04/01/2017 Pruebas de Manejo

Prueba Volkswagen Golf GTI Clubsport, más que un GTI

El auto para celebrar los 40 años del lanzamiento del clásico modelo cayó en nuestras manos.

Las letras GTI representaron toda una revolución hace 40 años. Hacen referencia a “Gran Turismo de inyección”, algo muy común hoy en día ya que todos los autos modernos cuentan con tecnología de inyección de combustible. El concepto se ha transformado y en la actualidad representan algo más allá de lo que significan sus siglas: tradición, deportividad y un status difícil de encontrar en otras marcas.

En 2016 el GTI celebró su 40 aniversario, 40 años desde que saliera ese clásico, verdadero auto de colección, súper cotizado hoy en día. Para conmemorar dicho acontecimiento, Volkswagen se propuso crear el GTI más rápido de la historia, se trata de este GTI Clubsport.

Esta edición especial limitada a 5.000 autos en todo el mundo se diferencia en el exterior por contar con una fascia diferente con aditamentos aerodinámicos que resisten menos el viento, a la vez que permite una mejor refrigeración del conjunto mecánico y añade carga aerodinámica para un mejor agarre a altas velocidades. Atrás encontramos ópticas de LED obscurecidas y más mejoras aerodinámicas como el spoiler superior y el difusor de la parte baja que también ayudan a la estabilidad. El resultado sin duda es muy atractivo, un auto que puede ser bastante discreto pero que se diferencia del resto de las versiones GTI.

 

Características técnicas y mecánicas

Los cambios bajo el capó no son tan significativos, pero sí ayudan a que este Golf GTI Clubsport sea más rápido que el resto de los GTIs. ¡Ojo!, existe una versión por encima de ésta y que es la que rompió el récord de vuelta para un auto de tracción delantera en Nürburgring llamada Clubsport S que es todavía más exclusivo y potente.

El motor es el ya conocido cuatro cilindros 2.0 litros turbo pero que aquí produce 265 CV y 351 Nm de torque y cuenta con una función de overboost en la que por 10 segundos aumenta la potencia hasta 290 CV y el torque hasta 380 Nm. La transmisión es la manual robotizada de doble embrague llamada DSG de seis relaciones, exactamente la misma que encontramos tanto en el GTI normal como en otros productos de la marca con motor 2.0 litros turbo. Con estas credenciales, el GTI Clubsport acelera de 0 a 100 Km/h en 6.3 segundos, mientras que la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 Km/h.

Pero no todo es el desempeño en línea recta, sino que la suspensión fue mejorada y de hecho se puede optar por la opcional electrónica, que baja toda la carrocería 1.5cm más al suelo para un mejor manejo en curvas. Los resortes son 10% más firmes y el balance de la suspensión fue modificado para tener mayor agarre en la parte trasera.

 

Confort

Puertas adentro encontramos prácticamente el mismo interior que en cualquier GTI. Las diferencias con el GTI normal son el volante y palanca de cambios con alcántara y increíbles butacas de competición de la marca Recaro. Por supuesto todo está rodeado de esta impresionante atención al detalle y calidad de ensamble y materiales que acostumbra este modelo.

Si buscamos algo para quejarnos, es que el acceso a las plazas traseras es más complicado, ya que el Clubsport solamente está disponible en carrocería de tres puertas y el conjunto con los asientos deportivos le resta espacio para ingresar.

 

Manejo

Es impresionante cómo unos pequeños cambios hacen toda la diferencia del mundo tras el volante. Todo, absolutamente todo se siente mejorado. Desde la dirección que es más comunicativa, la suspensión que permite menos rolido de la carrocería y el balance del auto es neutral, restándole muchos momentos incómodos de subviraje que no son para nada entretenidos en pista. La verdad es que antes de manejarlo pensé: "es el mismo auto sólo con la mecánica del SEAT Leon CUPRA" pero la realidad es que sí se siente una gran mejora en todos los sentidos.

Finalmente los frenos hacen muy bien su trabajo y soportan muy bien la fatiga en pista, así que para ruta y ciudad están más que sobrados. El tema de la electrónica también es algo que se cuidó mucho, ya que si bien cuenta con todas las asistencias como control de tracción y estabilidad, el Clubsport está equipado con la versión Sport del ESC, que es todavía menos intrusivo, entrando solamente cuando los límites del auto se exceden. Es tan divertido que hasta se nos pasó el tiempo manejando en la pista hasta que se metió el sol.

 

Conclusiones

Es una verdadera lástima que este auto no venda en Argentina. Los cambios por más pequeños que sean respecto a un GTI normal realmente sí hacen una gran diferencia en el manejo y seguramente muchos entusiastas fanáticos del modelo lo agradecerían y estarían dispuestos a pagar el costo que como supondrás, es bastante superior. En Europa el GTI Clubsport está en territorios de precio de Golf R así que definitivamente no es barato.

Galería Volkswagen Golf GTI Clubsport a prueba

Volkswagen Golf GTI Clubsport 2017

1 de 43

¿Qué opinás? Contanos