Vendé tu auto
Test drive

Porsche Boxster Spyder 2011 a prueba

Un deportivo crudo y exclusivo para los puristas<br />

Porsche Boxster Spyder 2011 a prueba

El Porsche Boxster Spyder es una variante del modelo de entrada de la firma teutona que prescinde del toldo de lona eléctrico a favor de uno manual que requiere no menos de 20 minutos para montarlo o desmontarlo, no tiene manijas tradicionales, ya que unas correas desempeñan esa función, además de que tampoco lleva radio ni climatizador. Después de mencionar lo anterior hay que decir, el Spyder es el mejor Boxster que se puede adquirir.

Pese a que inicialmente pudiera sonar incongruente que un vehículo que ha perdido bastantes elementos de confort sea un mejor producto, es importante saber que el Boxster Spyder es el máximo exponente de la gama y una joya que nos remite al emblemático 550 Spyder, conocido por muchos como Little Bastard gracias a aquel célebre ejemplar en el que se mató James Dean.

Este Porsche Boxster Spyder nació con la única intención de ser conducido a cielo abierto y ser un deportivo sublime, es un vehículo que pesa tan solo 1.275 kilogramos, ya que además de haber eliminado los ya citados componentes, recurre a materiales ligeros como el aluminio, empleado en las puertas que pesan 15 kilos menos con respecto de las normales y los asientos son 12 kilos más ligeros. Lo anterior, aunado a una suspensión 20mm más baja y su motor en posición central hacen de este modelo un verdadero auto de competencias para ser utilizado en ruta.
 

El motor es un seis cilindros opuestos de 3,4 litros con inyección directa que eroga 320 Cv y que se acopla a una transmisión de clutch dual PDK de siete cambios que con el Launch Control permite a este exótico convertible,  hacer el 0 – 100 km/h en apenas 4,9 segundos.

A diferencia de muchos otros vehículos, el Boxster Spyder es un deportivo puro en esencia, no trata de ser cómodo u ofrecer algo de versatilidad, la marcha aquí es firme por no decir durísima, la dirección es precisa como escalpelo de cirujano neurólogo y la respuesta del binomio motor-transmisión es violenta. En resumen es un auto crudo, de sensaciones intensas para complacer al piloto ya sea Senna, Schumacher, Alonso o al que todo apasionado de los autos tenemos dentro.

Dada su marcada orientación velocista, el Porsche Boxster Spyder no es un vehículo para el uso diario, probablemente sea el auto ideal para aquel que ya tiene 3 ó 4 autos más, pero una cosa es cierta, es quizá uno de los modelos que mejor refleja la herencia y filosofía de los Porsche de antaño.

Contanos que opinas