Autoshows

BMW no se pierde de nada en el Salón de San Pablo

La marca bávara se luce con un stand repleto de modelos.

BMW no se pierde de nada en el Salón de San Pablo

Durante nuestra visita a la muestra paulista, el stand de BMW simplemente nos dejó asombrados, ya que trajeron absolutamente todo lo más reciente que han estado presentando en otros salones, incluyendo algunos de sus modelos más esperados. Y considerando que tienen una oferta de autos bastante renovada, fácilmente podemos señalar que fueron los que se robaron la película en materia de novedades. 

A los nuevos X3, X4, M5 e i8 Roadste se les sumaron el esperado nuevo Z4, la nueva coupé Serie 8, la nueva generación del X5, el espectacular M2 Competition y el auto que encabezó la muestra, el nuevo Serie 3. Más allá de este último modelo, te contamos un poco de las otras nuevas en el stand bávaro.

Z4

El Z4 volvió oficialmente. Fabricado en Estados Unidos, solo se ofrecerá como convertible, puesto que la configuración de coupé le será relegada a su hermano japonés, el Supra. Y, a decir verdad, aunque el Z4 ha perdido algo de su sensualidad o de su pureza, con cada corte y nervadura nueva en su capot y en su frontal, vemos cómo ha ganado agresividad y destaque, algo que le viene bien. Este ejemplar, el M40i es impulsado por un motor de 3.0 L, 360 CV y 500 Nm de torque, asociado a una caja automática Steptronic de octava y opción xDrive para tracción integral. 

Entre los varios dispositivos de asistencia para el conductor en el vehículo, se destacan el Driving Assistant Plus, que permite una capacidad de dirección inteligente en situaciones de tránsito lento o trayectos largos; el Parking Assistant Plus, capaz de proporcionar maniobras de estacionamiento seguras y precisas; Surround View, capaz de proporcionar visualización de todo el entorno del vehículo; Pantalla Multifuncional de 12,3"; pantalla BMW Head-up Display a color, entre otros. 

Serie 8

El Serie 8 marca el regreso de esta linea, la cual viene a tomar el espacio que dejó el Serie 6. El último Serie 8 que vimos se fabricó a principios de los 90' con un diseño bastante audaz para lo que proponía la marca en ese entonces, siendo un fiel referente del lujo alemán.

Este año, el Serie 8 está de regreso y buscando recoger ese mismo espíritu, pero con un diseño que no sobresale entre los otros modelos de la firma. Como detalles, están sus focos alargados, los nuevos focos traseros en forma de L, las branquias laterales y el techo alargado casi tipo "fastback" con contornos elevados que simulan la sensación de "doble burbuja".

La coupé adopta una posición extremadamente poderosa en movimiento, porque claro, no es un auto pequeño. Bajo ese largo capot, específicamente el del M850i xDrive, se aloja un propulsor V8 de 4.4 L, el que entrega 523 CV y 750 Nm de torque, alcanzando los 100 km/h en 3,7s, gracias a su nueva transmisión Steptronic de ocho cambios y su sistema de tracción xDrive.

X5

La nueva X5 luce mucho mejor en persona que en las fotos. Si bien su parrilla es voluminosa, todo lo demás parece estar muy bien proporcionado. Gracias a las suaves curvas de sus pasos de rueda, sus pisaderas, las nervaduras del capot, las guarniciones plásticas, sus focos traseros tipo "labio" y su linea de carácter ascendente, pero de corte geométrico, se logra un conjunto que inspira mayor ligereza, que es algo que cualquier marca le gustaría lograr en un vehículo que se sabe, es grande.

La versión presentada, el M50d, emplea un diésel de seis cilindros y 3.0 L cuadri-turbo, capaz de entregar 400 CV de potencia a 4,400 rpm, y 760 Nm de pie de torque entre 2,200 y 3,000 rpm. El conjunto motriz añade también la transmisión automática deportiva Steptronic de ocho cambios, y la tracción integral inteligente xDrive. Esta configuración garantiza una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,2s y una velocidad máxima de 250 km/h.

 

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinás? Contanos